Las 4 mejores sillas de ruedas para perros de 2020

Comparativa, opiniones y guía de compra

Escrito por Marta Rodríguez

Artículo actualizado el 24/09/2020

En este post veremos los mejores sillas de ruedas para perros. Encontrarás el contenido dividido en 4 bloques:

  • Guía rápida: con un primer vistazo a las sillas recomendados y sus características más destacadas.
  • Puntos clave: orientación rápida con los puntos más importantes a considerar al elegir una silla de ruedas.
  • Análisis y opinión: donde te damos todos los detalles sobre cada silla de ruedas y nuestra opinión sobre ellas.
  • Guía de compra: en la que te contamos todos los factores a tener en cuenta al comprar una silla de ruedas para perros.

Guía rápida: un primer vistazo a las mejores sillas de ruedas para perros

Ortocanis

La mejor silla de ruedas para perros del mercado - Ortocanis

La mejor silla de ruedas para perros del mercado

* Silla de ruedas totalmente adaptable
* Fácilmente regulable para un ajuste perfecto
* Gran variedad de tallas disponibles

Teabelle

Silla de ruedas para perros barata - Teabelle

Silla de ruedas barata para perros

* Marco de aluminio ligero y duradero
* Ajustable en altura, longitud y anchura
* Disponible en cinco tallas

Cora Pet

Silla de ruedas especial para perros grandes - Cora Pet

Silla de ruedas para perros grandes

* Diseñada para perros de entre 35 y 60 kg
* Hecha con aleación de aluminio
* Disponible en tres tamaños

Silla Ann

Silla con 4 ruedas para las patas delanteras y traseras del perro - Ann

Silla con cuatro ruedas para perros

* Soporte integral para patas traseras y delanteras
* Marco de aleación de aluminio y correas acolchadas
* Disponible en siete tamaños

Nota: si tienes un perro con problemas de movilidad, no dejes de echarle un vistazo, también, a nuestro artículo sobre carritos de paseo para perros y gatos.

Puntos clave: ¿qué tener en cuenta antes de elegir una silla de ruedas para perros?

  • Tamaño: antes de comprar una silla de ruedas, asegúrate de medir cuidadosamente a tu perro, y sigue siempre las instrucciones del fabricante para elegir la talla correcta, teniendo en cuenta que debe adaptarse a su altura y ancho de caderas, además de a su peso.

  • Ajustabilidad: es imprescindible que la silla de ruedas elegida sea lo más ajustable posible, tanto en lo que se refiere a la estructura, como a los arneses y correas que incorpore, ya que deberá adaptarse perfectamente a las características físicas de tu perro.

  • Materiales: elige una silla de ruedas fabricada con materiales de calidad, y que sean ligeros. Asegúrate de que todos los puntos de apoyo que estarán en contacto con el cuerpo de tu perro sean suaves y acolchados, y que estén dispuestos de manera que no le impidan hacer sus necesidades.

  • ¿Dos o cuatro ruedas?: la mayoría de las sillas de ruedas para perros tienen dos ruedas y proporcionan soporte al tren posterior, pero si tu can tiene problemas de debilidad o movilidad en las patas delanteras, necesitarás una con cuatro ruedas, que le proporcione soporte integral.

  • Tiempo de uso: si el problema de movilidad de tu perro es temporal puedes optar por una silla económica, pero si se trata de un perro joven con un problema permanente, merecerá la pena que hagas un desembolso mayor y compres una silla de gran calidad, que le dure toda la vida.

La mejor silla de ruedas para perros del mercado | Ortocanis

La mejor silla de ruedas para perros del mercado - Ortocanis

Características principales

* Silla de ruedas totalmente adaptable
* Fácilmente regulable para un ajuste perfecto
* Fabricada en aluminio
* Gran variedad de tallas disponibles

Cuando hablamos de sillas de ruedas para perros, sin duda debemos hablar de la marca española Ortocanis, especializada en el diseño y la fabricación de productos para perros con problemas de movilidad y que tienen en su catálogo la que a nuestro juicio es la mejor silla de ruedas para perros del mercado.

Y es que su andador para perros ha sido diseñado para ser totalmente adaptable a todos los canes, estando disponible en una gran variedad de tamaños. Además, cada uno de los modelos se regula muy fácilmente, para así conseguir un ajuste perfecto a la medida de cada perro.

El diseño de esta excelente silla para perros inválidos ha sido aprobado y mejorado por veterinarios. Está fabricada con piezas de aluminio, y su montaje es muy sencillo. Dentro de la caja encontrarás todas las piezas necesarias, así como instrucciones precisas para acoplarlas.

Podrás utilizar el carrito de ruedas para perros de Ortocanis de dos modos diferentes:

  • Por una parte, tiene un uso auxiliar, para perros que tienen movilidad reducida en sus patas traseras. El uso de la silla le permitirá tener un apoyo, pero podrá mover las patas libremente, y resultará muy beneficioso, ya que evitará la pérdida de masa muscular y la anquilosis articular, haciendo que, poco a poco, el animal recupere la movilidad. De hecho, el uso de una silla de ruedas como ésta puede ser clave para que los perros con una paraplejia reversible se lleguen a recuperar.

  • Por otra parte, esta silla de ruedas también puede prestar un apoyo total del tren posterior en perros paralíticos, asegurando su autonomía y evitando la formación de úlceras en la piel, al no tener que tener la parte trasera del cuerpo constantemente apoyada en el suelo o la cama. Para que las patas no queden arrastrando por el suelo en estos casos, todos los modelos de la silla incluyen dos estribos suspensores para los pies, que podrás acoplar en caso necesario.

Colocar al perro en la silla de ruedas es muy sencillo. Puedes ver cómo hacerlo en el siguiente vídeo.

¿Cómo poner una silla de ruedas a un perro?


Como ves, una vez el perro se adapta a la silla –cosa que suele ocurrir muy rápido, ya que nuestros compañeros caninos pronto comprenden que cuando llevan puesto ese artilugio con ruedas pueden andar e incluso correr– podréis volver a disfrutar de paseos de calidad juntos. Además, la silla está perfectamente diseñada para permitir que el animal pueda hacer sus necesidades sin problema mientras la usa.

Puedes comprar la silla de ruedas para perros minusválidos de Ortocanis en una variedad de tamaños diferentes, por lo que se adapta a canes de todas las formas y tamaños. Para saber cuál comprar sólo necesitas saber el peso de tu perro, y la medida desde el suelo a su ingle. Éstos son los modelos disponibles:

  • Silla para perros de menos de 4 kg: disponible en una sola versión.
    • Distancia de menos de 21 cm del suelo a la ingle.
  • Silla para perros de entre 4 y 11 kg: disponible en 2 versiones.
    • Distancia de menos de 21 cm del suelo a la ingle.
    • Distancia de entre 21 y 30 cm del suelo a la ingle.
  • Silla para perros de más de 11 kg: disponible en 7 versiones.
    • Distancia de menos de 21 cm del suelo a la ingle.
    • Distancia de entre 21 y 30 cm del suelo a la ingle.
    • Distancia de entre 31 y 37 cm del suelo a la ingle.
    • Distancia de entre 38 y 46 cm del suelo a la ingle.
    • Distancia de entre 43 y 51 cm del suelo a la ingle.
    • Distancia de entre 48 y 56 cm del suelo a la ingle.
    • Distancia de entre 56 y 64 cm del suelo a la ingle.

Todos los modelos para perros de más de 11 kg son plegables. Los modelos para perros entre 4 y 11 kg y para perros de más de 11 kg, además también incluyen un cinturón para el abdomen, de uso opcional, que permite sostener la parte central del cuerpo del animal.

¿Quién debería comprar la silla de ruedas para perros Ortocanis?
Quien conviva con un perro que tenga problemas de movilidad en sus patas traseras y desee proporcionarle la mejor silla de ruedas del mercado.

La silla de ruedas para perros de Ortocanis está recomendada en casos de displasia de cadera, artrosis, hernia discal y déficits propioceptivos, y también como auxiliar durante la rehabilitación o para poder inmovilizar las extremidades posteriores tras una cirugía. Para ver todos los modelos disponibles –o comprar cualquiera de ellos, si lo deseas– haz click en los siguientes enlaces:

Dónde comprar la silla de ruedas Ortocanis

Menos de 4 kg

Entre 4 y 11 kg

Más de 11 kg

Silla de ruedas para perros barata | Teabelle

Silla de ruedas para perros barata - Teabelle

Características principales

* Gran relación calidad-precio
* Marco de aluminio ligero y duradero
* Ajustable en altura, longitud y anchura
* Disponible en cinco tallas

Si necesitas una silla de ruedas para tu perro, pero tu presupuesto es un tanto ajustado, este modelo de Teabelle puede ser justo lo que necesitas, porque ofrece una calidad más que aceptable a un precio muy asequible.

Se trata de una silla de ruedas para perros discapacitados que consta de un marco de aluminio, ligero pero duradero, y de arneses totalmente ajustables, que proporcionarán comodidad y movilidad al can. Además, se trata de un modelo que puede ajustarse tanto en altura como en longitud y anchura, para así adaptarse de la manera más óptima al animal.

En la parte trasera, la estructura incluye dos estribos, que sirven para meter las patas del perro y así evitar que puedan arrastrar por el suelo, en caso de que no tenga movilidad en absoluto en la parte trasera de su cuerpo. En el caso de que el animal sí tenga movilidad, pero ésta sea limitada, no es necesario utilizar los estribos: la silla le proporcionará apoyo, pero le permitirá que pueda mover las patas.

Puedes comprar la silla de ruedas para las patas traseras del perro de Teabelle en varias tallas. Para saber la más adecuada para tu can deberás tener en cuenta dos medidas: por un lado la distancia entre el suelo y la parte posterior de su cuerpo (medida A), y por otro, el ancho máximo de su cadera (medida B):

  • Tamaño XXS: para perros de entre 2 y 5 kg.
    • Medida A: 16-24 cm
    • Medida B: 9-15 cm.
  • Tamaño XS: para perros de entre 4 y 10 kg.
    • Medida A: 19-35 cm
    • Medida B: 14-22 cm.
  • Tamaño XS-WL: para perros de entre 6 y 13 kg.
    • Medida A: 19-35 cm
    • Medida B: 18-26 cm.
  • Tamaño S: para perros de entre 10 y 20 kg.
    • Medida A: 27-44 cm
    • Medida B: 16-23 cm.
  • Tamaño L: para perros de entre 20 y 45 kg.
    • Medida A: 52-62 cm
    • Medida B: 26-40 cm.
    • Este tamaño está disponible en versiones de dos y cuatro ruedas.
¿Quién debería comprar la silla de ruedas Teabelle?
Quien tenga un presupuesto ajustado y busque una silla de ruedas para su perro que tenga una buena relación calidad-precio.

La silla de ruedas para perros barata Teabelle lleva un arnés integrado en el que podrás enganchar la correa de tu perro. Puedes verla con más detalle –y, si lo deseas, comprarla– a través del siguiente enlace:

Dónde comprar la silla de ruedas Teabelle

Silla de ruedas especial para perros grandes | Cora Pet

Silla de ruedas especial para perros grandes - Cora Pet

Características principales

* Diseñada para perros de entre 35 y 60 kg
* Hecha con aleación de aluminio
* Fácil de montar y desmontar
* Disponible en tres tamaños

Si tienes un perro grandote con problemas de movilidad en sus patas traseras, necesitarás una silla de ruedas que haya sido especialmente diseñada teniendo en cuenta las necesidades de los canes de mayor tamaño, como esta de Cora Pet que te propongo.

Y es que los perros de razas grandes son más propensos a sufrir ciertos problemas articulares, como la displasia de cadera, o la osteoartrosis, que en los casos más graves hacen que al animal le cueste caminar normalmente.

En estas circunstancias, así como en casos de parálisis total de los cuartos traseros, una silla de ruedas para perros grandes puede mejorar enormemente la vida de estos canes, al permitirles volver a disfrutar de los paseos.

Esta silla de Cora Pet tiene una estructura fabricada con aleación de aluminio de alta calidad, lo que hace que sea resistente, pero al mismo tiempo liviana para el perro. Su montaje y desmontaje es sencillo, y la silla se entrega con un manual de instrucciones, así como con las herramientas necesarias para ensamblarla.

Incluye un arnés en la parte delantera; un cinturón para la zona abdominal; y un arnés en la zona trasera para sujetar las patas traseras. Todo ello es ajustable, así como la propia estructura, para que se adapte perfectamente a la anatomía del perro en cuestión. Por supuesto, también incluye estribos para poder meter las patas, en caso de que el can no tenga movilidad en los cuartos traseros, para que así no se haga daño al rozárselas en el suelo.

Si bien todos los modelos de esta silla son adecuados para perros de entre 36 y 60 kg, hay tres tallas, dependiendo de la altura que tenga el can. Para saber cuál es la talla de tu perro, deberás medir la distancia que hay desde el suelo hasta la parte superior de su espalda. Por lo demás, la silla se adapta a perros que tengan un ancho de cadera entre 25 y 32 cm, y una longitud abdominal de entre 35 y 45 cm. Éstas son las tres tallas:

  • Talla XXL-01: para perros con una altura de entre 56 y 65 cm.
  • Talla XXL-02: para perros con una altura de entre 55 y 70 cm.
  • Talla XXL-03: para perros con una altura de entre 60 y 75 cm.
¿Quién debería comprar la silla de ruedas Cora Pet?
Quien tenga un perro de raza grande que tenga problemas de movilidad y necesite una silla de ruedas de calidad que sea adecuada a su tamaño.

La silla de ruedas para perros grandes de Cora Pet lleva dos ruedas de poliuretano, que tienen gran capacidad de carga y son resistentes al desgaste. Puedes verla más en profundidad –o comprarla, si lo deseas– haciendo click en el siguiente enlace:

Dónde comprar la silla de ruedas Cora Pet

Silla con 4 ruedas para las patas delanteras y traseras del perro | Ann

Silla con 4 ruedas para las patas delanteras y traseras del perro - Ann

Características principales

* Soporte integral para patas traseras y delanteras
* Marco de aleación de aluminio y correas acolchadas
* Altura, longitud y anchura regulables
* Disponible en siete tamaños

Las sillas de ruedas suelen ofrecer soporte a las extremidades traseras de los perros, permitiéndoles caminar utilizando las patas delanteras. Sin embargo, hay perros cuyas patas delanteras están débiles, ya sea porque hay algún problema de salud, o simplemente porque sus músculos se han atrofiado tras un largo periodo de inactividad. En estos casos, una silla con cuatro ruedas puede venirles muy bien.

La ventaja de las sillas con cuatro ruedas para perros es que proporcionan un soporte integral al can, algo que le permitirá recuperar su autonomía, volviendo a pasear y hacer ejercicio al aire libre, y ganando en calidad de vida.

En muchos casos la debilidad de las patas delanteras se debe a la inactividad, cuando hablamos de perros que no pueden andar debido a la movilidad reducida o total de la parte trasera del su cuerpo. En estos supuestos, la utilización de una silla de cuatro ruedas permitirá que los animales recuperen masa muscular y poco a poco puedan ganar algo de movilidad, al fortalecer sus patas delanteras.

Concretamente, esta silla de cuatro ruedas para perros de Ann es totalmente ajustable, tanto en lo que se refiere a su altura, como en su longitud y su anchura. Este hecho, unido a que incorpora un arnés y soportes para el abdomen y las patas traseras acolchados y ajustables, hace que resulte muy cómoda para los canes. Además, su estructura resulta ligera, a la vez que resistente, ya que está fabricada con una aleación de aluminio.

La silla está disponible en nada menos que siete tamaños diferentes, por lo que, sea cual sea el tamaño de tu can, hay un modelo adecuado para él: se trata de una silla de ruedas para perros pequeños, medianos o grandes.

Para saber qué talla elegir deberás tener en cuenta la altura, midiendo la distancia que hay desde el suelo hasta la parte posterior de la espalda de tu peludo, y la anchura, midiendo la distancia en la parte más ancha de su cadera. Éstas son todas las tallas:

  • Talla XXS: altura 16-24 cm; anchura 9-15 cm. Adecuada perros de entre 2 y 5 kg.
  • Talla XS: altura 19-35 cm; anchura 14-22 cm. Adecuada para perros de entre 4 y 10 kg.
  • Talla XS-WL: altura 19-35 cm; anchura 18-26 cm. Adecuada para perros de entre 6 y 13 kg.
  • Talla S: altura 27-44 cm; anchura 16-23 cm. Adecuada para perros de entre 10 y 20 kg.
  • Talla M: altura 41-52 cm; anchura 20-31 cm. Adecuada para perros de entre 15 y 25 kg.
  • Talla L: altura 52-62 cm; anchura 26-40 cm. Adecuada para perros de entre 20 y 45 kg.
  • Talla XL: altura 55-68 cm; anchura 26-40 cm. Adecuada para perros de entre 30 y 50 kg.
¿Quién debería comprar la silla de cuatro ruedas Ann?
Quien tenga un perro cuyas patas delanteras estén débiles o tengan problemas de movilidad, y necesita una silla de ruedas que le proporcione un soporte integral.

La silla de cuatro ruedas para perros Ann es muy fácil de montar y desmontar, y viene con todos los elementos necesarios para su ensamblaje. Si quieres verla más en profundidad, o decides comprársela a tu perro, puedes hacerlo a través del siguiente enlace:

Dónde comprar la silla de ruedas Ann

Guía de compra: todo lo que hay que saber sobre las sillas de ruedas para perros

Ya sea por un accidente, por una enfermedad articular o por algún proceso degenerativo, algunos perros tienen problemas de movilidad, los cuales pueden ser temporales o permanentes. En estos casos, una silla de ruedas para perros puede devolverles a nuestros fieles amigos la autonomía, permitiéndoles volver a pasear, jugar e incluso correr.

Una silla de ruedas puede ser una gran aliada para ayudar en la rehabilitación de un perro con problemas de movilidad temporal, prestándole un apoyo y ayudándole a fortalecer su musculatura. Y, por supuesto, también será imprescindible en casos de parálisis permanente, beneficiando enormemente al animal, tanto a nivel físico como mental, al permitirle recuperar su independencia y volver a disfrutar de los paseos.

Afortunadamente, cada vez podemos encontrar más sillas de ruedas para perros en el mercado. A lo largo de esta guía de compra vamos a hablar de los casos en que su uso puede ser una buena opción, y veremos qué tener en cuenta a la hora de elegir una, según las necesidades del animal.

Cómo funcionan las sillas de ruedas para perros

Las sillas de ruedas para perros consisten en una estructura metálica con dos o, en algunos casos, cuatro ruedas. Éstas integran elementos –como arneses, cinturones y correas ajustables– para poder acoplárselas al perro con comodidad, y que ayudan a sostener el cuerpo del animal a la altura adecuada, además de prestarle el apoyo necesario para que pueda caminar por su cuenta.

Lo más habitual es encontrar sillas que llevan dos ruedas, y sirven para dar apoyo a las extremidades posteriores. Este tipo de silla de ruedas es adecuada para perros que tienen movilidad reducida en sus patas traseras, sirviéndoles como apoyo, y posibilitando que el animal pueda mover las patas libremente, permitiéndole ir ganando fuerza y movilidad con el tiempo.

“Las sillas de ruedas para perros consisten en una estructura metálica con dos o cuatro ruedas, e integran elementos que permiten acoplarlas al can con comodidad, para así prestarle el apoyo necesario para que pueda caminar por su cuenta.”

En casos de perros con paraplejia, que tienen totalmente inmovilizado el tren posterior, las ruedas sustituyen por completo a sus patas. En este caso, el animal tendrá que utilizar exclusivamente las patas delanteras para desplazarse. Normalmente, las sillas de ruedas incluyen unos estribos en su parte posterior que permiten sostener las patas traseras en caso de que estén totalmente inmovilizadas, para que así los perros no las arrastren por el suelo y se hagan heridas en ellas.

En el caso de que el perro también tenga debilidad en las patas delanteras, y necesite un soporte extra, también existen sillas con cuatro ruedas, que son la solución ideal, ya que les proporcionan el apoyo que necesitan, y les permiten ir ejercitando las patas y, con el tiempo, incluso mejorar su musculatura y recuperar fuerza en las extremidades delanteras.

Cuándo es necesario el uso de una silla de ruedas

Las sillas de ruedas pueden ser una herramienta de gran utilidad para muchos perros que padecen problemas de movilidad. Hay numerosas razones por las que nuestros peludos pueden necesitar una silla de ruedas. Veamos algunas de las más comunes.

Displasia de cadera

La displasia de cadera es, por desgracia, un problema articular bastante común en perros, sobre todo en aquellos de razas grandes o medianas, como los labradores, los pastores alemanes, los bóxers, etc. Se trata de una enfermedad ósea degenerativa que se produce a causa de una malformación, la cual provoca que la cabeza del fémur no encaje bien en la articulación de la cadera.

La fricción ocasionada por este mal encaje hace que el cartílago y el hueso vayan desgastándose con el paso del tiempo, algo que acaba por provocar cojeras y que el animal vaya perdiendo capacidad de movimiento, sobre todo cuando va envejeciendo.

“La displasia de cadera es una enfermedad ósea degenerativa que afecta, principalmente, a perros de razas grandes o medianas y que, con el tiempo, puede acabar por provocar cojeras y hacer que el animal vaya perdiendo capacidad de movimiento.”

Si tienes un perro propenso a padecer displasia de cadera, o que ya está afectado por ello, es muy recomendable que tome regularmente condroprotectores para perros, para así evitar en la medida de lo posible su empeoramiento, y paliar sus síntomas.

Sin embargo, si llega un momento en que notas que a tu compañero canino le cuesta caminar, una silla de ruedas para perros con displasia puede serle de gran ayuda.

Artrosis

Se trata, junto con la displasia de cadera, de otro de los problemas articulares más comunes en perros. La artrosis canina es una enfermedad degenerativa y crónica que puede aparecer en una o varias articulaciones, y también en la columna vertebral.

La causa de la artrosis es un desgaste continuado del cartílago de las articulaciones por encima de lo normal, debido a una sobrecarga o una carga incorrecta en la articulación, lo que hace que dicho cartílago acabe dañándose y perdiendo elasticidad y capacidad de amortiguación, provocando que los huesos friccionen, lo que le causará dolor y rigidez al animal.

Al igual que en el caso de la displasia de cadera, los condroprotectores pueden ser útiles para evitar que la artrosis se agrave, y para aliviar sus síntomas. Sin embargo, si con el paso de los años la enfermedad sigue avanzando, puede llegar un momento en que al perro tenga dificultades para moverse normalmente, y ahí es donde el uso de una silla de ruedas puede venir muy bien.

Hernia discal

La hernia discal es una enfermedad degenerativa de los discos intervertebrales, los cuales, al salirse del canal medular o abultarse, causan una compresión en la médula espinal, produciendo al perro síntomas como dolor, incoordinación de movimientos, paresia o parálisis de las extremidades, e incluso dificultades para hacer sus necesidades.

“Una silla de ruedas puede ser muy útil tras una operación de hernia discal, ya que su uso ayudará al perro a ir recobrando masa muscular y movilidad.”

Dependiendo del tipo de hernia discal que tenga el perro, y del grado en que se encuentre la enfermedad, puede ser conveniente una intervención quirúrgica. Una silla de ruedas será muy útil una vez el animal haya pasado la fase de recuperación tras la operación, ya que le ayudará a ir recobrando masa muscular y movilidad. Por supuesto, también es de gran utilidad si, por el motivo que sea, se decide no operar al perro, puesto que le permitirá pasear y moverse libremente.

Mielopatía degenerativa

La mielopatía degenerativa es una enfermedad progresiva y degenerativa de la médula espinal de los perros de edad avanzada, que provoca incoordinación de los movimientos; movimientos raros y tambaleos; falta de fuerza en las patas traseras; el arrastre de uno o dos pies; o que el animal camine apoyando los nudillos.

Por desgracia, no hay tratamientos para esta enfermedad, aunque sí se pueden tomar ciertas medidas para ayudar a los perros que la padecen a mantener una buena calidad de vida. La fisioterapia y la rehabilitación pueden servir de ayuda para retrasar el proceso.

“La mielopatía degenerativa es una enfermedad progresiva y degenerativa de la médula espinal, que afecta a perros de edad avanzada, provocando incoordinación de movimientos, tambaleos, y falta de fuerza en las patas, entre otras cosas.”

Al llegar a fases avanzadas de la enfermedad, la movilidad de las patas traseras irán disminuyendo cada vez más, lo que hará necesario el uso de una silla de ruedas, para permitir al perro caminar por sí mismo.

Otras razones para usar una silla de ruedas para perros

En general, cualquier enfermedad, herida o condición que limite el movimiento de las patas de un perro, o le cause dolor al hacerlo, puede requerir del uso de una silla de ruedas. Su uso puede ser de gran ayuda en los siguientes casos:

  • Como auxiliar durante una rehabilitación
  • Para inmovilizar las patas traseras tras una cirugía
  • En caso de rotura de huesos en las patas
  • En caso de rotura de tendones o ligamentos
  • En caso de amputaciones
  • En caso de neuropatía periférica (daños en los nervios periféricos)
  • En caso de luxación o dislocación de articulaciones

“El uso de una silla de ruedas puede ser de gran ayuda para tu perro en caso de que tenga cualquier enfermedad, herida o condición que limite el movimiento de sus patas.”

Si piensas que tu perro podría beneficiarse del uso de una silla de ruedas, pero no estás del todo seguro, lo mejor es que hables sobre el tema con tu veterinario, que te dirá si esta herramienta es la mejor opción para tu peludo o si se verá más beneficiado con otro tipo de ayuda o tratamiento.

Qué tener en cuenta a la hora de comprar una silla de ruedas para tu perro

Para elegir la silla que más se adecue a las necesidades de tu can, y así hacer que tu «perro con ruedas» lleve el material óptimo para él, deberás tener en cuenta una serie de factores. Veámoslos.

¿Silla de ruedas para las patas traseras o de soporte integral?

La mayoría de las sillas de ruedas para perros tienen dos ruedas y están diseñadas para proporcionar soporte al tren posterior, por lo que si tu can tiene problemas de movilidad en las extremidades traseras no tendrás ningún problema para encontrar una silla para él.

Sin embargo, hay perros que también tienen problemas de debilidad o movilidad en las patas delanteras. En estos casos la mejor opción es buscar una silla de ruedas que proporcione un soporte integral. Se trata de sillas que cuentan con cuatro ruedas: dos en la parte trasera y dos en la delantera.

“Si bien la mayoría de las sillas de ruedas para perros cuentan sólo con dos ruedas, y proporcionan soporte al tren posterior, algunos canes tienen problemas de debilidad o movilidad en las patas delanteras, y necesitarán una silla de cuatro ruedas.”

En algunos casos vas a tener muy claro si para tu perro es más conveniente una silla de dos o cuatro ruedas. Si tu peludo es joven y fuerte y, a pesar de tener inmovilizadas sus patas traseras se desplaza por casa utilizando sus patas delanteras, una silla de dos ruedas le vendrá de perlas.

Si por el contrario se trata de un perro más mayor, que tiene debilidad general, o que lleva ya bastante tiempo paralizado, es posible que no tenga la fuerza suficiente como para desplazarse con el único impulso de sus patas delanteras, al menos en un principio, hasta que vaya recuperando masa muscular. En estos casos, la mejor opción es una silla de cuatro ruedas.

Si tienes dudas sobre si las patas delanteras de tu perro son lo suficientemente fuertes como para caminar con una silla de dos ruedas, puedes hacer una sencilla prueba. Para ello necesitarás una toalla grande, o una manta, por ejemplo: rodea con ella el abdomen y las caderas de tu perro, evitando que sus patas traseras toquen el suelo.

Si el perro es capaz de desplazarse utilizando sus patas delanteras podrá utilizar sin problema una silla de dos ruedas. De lo contrario, opta por una de cuatro ruedas, que le proporcione un soporte integral.

¿Durante cuánto tiempo va a utilizar tu perro la silla de ruedas?

A la hora de invertir dinero en una silla de ruedas para tu perro deberás tener en cuenta el tiempo durante el que va a utilizarla. Si la quieres para un problema temporal, como puede ser una rotura de hueso o de ligamentos, o para recuperarse de una cirugía, por ejemplo, puedes optar por una silla barata.

“Si tienes un perro aún joven con un problema de movilidad permanente, como una paraplejia, te merecerá la pena invertir en una silla de ruedas de la mejor calidad posible, que pueda durarle toda la vida.”

Sin embargo, si se trata de un perro aún joven con una paraplejia permanente, por ejemplo, te merecerá la pena hacer un desembolso más grande, y hacerte con una silla de ruedas de la mejor calidad posible, que pueda durar toda su vida. A la larga gastarás menos que si compras una barata, que tengas que cambiar en un par de años.

Elige bien el tamaño

A la hora de comprar una silla de ruedas para perros es de vital importancia que elijas una del tamaño adecuado para el tuyo. Los perros varían mucho en tamaño y morfología, dependiendo de su raza, y por este motivo todas las marcas de sillas de ruedas para perros ofrecen varias tallas.

Asegúrate de medir bien a tu peludo, siguiendo siempre las instrucciones del fabricante: una silla de ruedas debe estar perfectamente adaptada a su altura y al ancho de sus caderas, además de ser adecuada para su peso.

Busca una silla de ruedas que sea ajustable

En realidad este punto está muy relacionado con el anterior. Para que tu perro esté cómodo con su silla de ruedas y le saque todo el partido posible, ésta debe adaptarse perfectamente a sus características físicas. Por este motivo es imprescindible que la silla que compres sea lo más ajustable posible, tanto en lo que se refiere a su estructura, como a los arneses y correas que incorpore.

Materiales de calidad

Busca sillas de ruedas que estén fabricadas con materiales de calidad. Es muy importante, además, que los materiales utilizados para su fabricación sean ligeros, para facilitarle al perro su uso. Del mismo modo, todos los puntos de apoyo que estén en contacto con el cuerpo del can, ya sean arneses, cinturones, o correas, deben ser suaves y estar acolchados y, por supuesto, estar dispuestos de manera que no le impida hacer sus necesidades.

Cómo ayudar a tu perro a adaptarse a la silla de ruedas

La mayoría de los perros se adaptan bastante bien a las sillas de ruedas, pero si le compras una a tu perro deberás tener en cuenta que en un principio va a verla como un elemento extraño y va a necesitar un tiempo para acostumbrarse a utilizarla.

“Cada perro y cada situación son diferentes, por lo que la rapidez de adaptación a una silla de ruedas dependerá, en gran medida, de las ganas que tenga de andar tu peludo, y de las condiciones en las que estén sus patas delanteras.”

Cada perro es un mundo, y cada uno tiene unas características y una situación diferente, por lo que, evidentemente, la rapidez en la adaptación va a depender, en gran medida, de las ganas que tu peludo tenga de andar, y también de las condiciones en que estén sus patas delanteras.

Si tienes un perro joven que tiene paralizadas las patas traseras, pero que se desplaza por casa utilizando las patas delanteras para arrastrarse, te aseguro que el periodo de adaptación a una silla va a ser muy corto: en cuanto se la coloques y se dé cuenta de que puede andar con la ayuda de las ruedas, empezará a disfrutar de sus paseos en el exterior. Muchos de estos perros incluso corren y juegan con la silla de ruedas a los pocos días de estrenarla.

Si por el contrario tu perro lleva ya un periodo más o menos largo de inactividad, es posible que sus patas delanteras estén débiles y tengan algo de atrofia muscular. En este caso la adaptación a la silla llevará algo más de tiempo, y tendrás que tener paciencia y ayudar a tu amigo en la medida de lo posible.

Deja que el perro se familiarice con la silla, permitiéndole que la inspeccione y la huela todo lo que quiera. La primera vez que lo pongas en la silla de ruedas, prémialo y felicítalo, acariciándole y diciéndole lo buen perro que es, y déjalo en ella durante un ratito pequeño.

Cuando esté en la silla de ruedas, ponte delante de él y anímale a ir hacia ti, mostrándole algún juguete que le guste, u ofreciéndole alguna golosina. Cuando avance, felicítalo efusivamente. Las primeras sesiones deben ser cortas, ya que tu perro necesita acostumbrarse a la silla, e ir fortaleciendo los músculos de sus patas delanteras poco a poco.

“Las primeras sesiones con la silla de ruedas deben ser muy cortas, e ir alargándose progresivamente, hasta que se fortalezcan los músculos de las patas delanteras del perro.”

En unos días habrá ganado confianza, y será el momento de salir a la calle a dar un paseo. Por supuesto, los primeros paseos deben ser cortos, e ir alargándose día a día. Observa a tu perro atentamente, él te hará saber si está disfrutando del paseo, y también cuando empieza a estar cansado.

Siguiendo estas pautas, y teniendo paciencia y empatía con tu perro, estoy segura de que en poco tiempo podrá tener una actividad casi normal, y sin duda su estado de ánimo y su autoestima mejorarán.

FAQ: preguntas más frecuentes sobre las sillas de ruedas para perros

¿Cómo funcionan las sillas de ruedas para perros?

Las sillas de ruedas para perros son dispositivos que proporcionan movilidad a los canes que tienen las patas débiles o paralizadas (total o parcialmente). Funcionan dando soporte a las patas traseras del animal, o a la totalidad de su cuerpo.

¿Es mejor una silla con dos ruedas o con cuatro?

Elegir una silla con dos o cuatro ruedas dependerá del estado del perro. Si se trata de un animal que tiene problemas de movilidad en la parte posterior de su cuerpo, pero tiene las patas delanteras fuertes y sanas, una silla de dos ruedas puede ser la solución ideal. En cambio, si las patas delanteras están débiles o tienen algún problema de movilidad, lo mejor es hacerse con una silla de cuatro ruedas.

¿Qué beneficios puede tener el uso de una silla de ruedas para mi perro?

Si tu perro tiene problemas de movilidad o parálisis de las extremidades posteriores, el uso de una silla de ruedas puede tener grandes beneficios para él. Sin duda el más evidente es que recuperará su autonomía y su independencia, al poder volver a moverse por sí mismo. Esto hará que su recupere fuerza en su musculatura y que mejore considerablemente su calidad de vida, su estado anímico y su autoestima.

¿Pueden los perros hacer sus necesidades cuando van en silla de ruedas?

Sí. Generalmente, el sistema de soporte de las sillas de ruedas para perros está diseñado para permitirles orinar y defecar sin problema mientras el perro la está usando.

¿Cómo puedo saber qué tamaño de silla de ruedas elegir?

Puesto que existen muchas razas de perros, de tamaños y formas muy variadas, lo normal es que las sillas de ruedas estén disponibles en varias tallas. Para saber cuál comprar a tu perro, debes medirlo cuidadosamente, teniendo muy en cuenta las pautas que da el fabricante. Por suerte, las sillas de ruedas para perros actuales son ajustables, de modo que te permitirán adaptarla perfectamente a las necesidades de tu peludo, para que esté lo más cómodo posible cuando la utilice.

Y hasta aquí nuestro repaso por las mejores sillas de ruedas para perros que podemos encontrar actualmente en el mercado. Espero haber resuelto cualquier duda que pudieras tener sobre este dispositivo que tanto puede mejorar la vida de los perros con problemas de movilidad.

También te podría interesar…

¿Te ha resultado útil este contenido? Puedes compartirlo con los siguientes botones. ¡Muchas gracias!

Sobre la autora:

Marta MascotaPro

Marta Rodríguez

Amante de los animales, especialmente de los que conviven conmigo: mi perro Rufus y mi gato Ronno. Me gusta darles lo mejor, y quiero ayudarte a que escojas los accesorios más adecuados para tus mascotas.

Todos los productos que aparecen en este artículo han sido seleccionados por MascotaPro de forma independiente. No obstante, algunos de los enlaces del post son enlaces de afiliación: eso significa que, si haces una compra tras hacer clic en ellos, podríamos ingresar una comisión de afiliados.

Asimismo, en el caso de que se muestren precios de Amazon en el post, éstos se actualizarán cada día. Pero ten en cuenta que los productos cambian de coste constantemente en Amazon, por lo que su disponibilidad y precios pueden ser distintos a los aquí publicados.

Declaración: si bien realizamos una minuciosa investigación para asegurarnos de que el contenido que ofrecemos es preciso y veraz, ten en cuenta que este artículo es meramente informativo, y en ningún caso se debe interpretar como diagnóstico o consejo veterinario. Asimismo te recomendamos que, en todo tema relacionado con la salud de tu peludo, consultes siempre con tu veterinario y confíes en su consejo.