¿Son buenos los silbatos para perros con ultrasonidos? Guía, cómo usarlos y cuál escoger

Escrito por Marta Rodríguez

Artículo actualizado el 14/10/2020

Los silbatos para perros, tanto los de ultrasonidos como los que funcionan dentro de una frecuencia audible para el oído humano, son una buena herramienta de adiestramiento que, correctamente usada, puede sernos de gran ayuda para comunicarnos con nuestros peludos. En este artículo vamos a ver los tipos de silbatos para perros que podemos encontrar, analizaremos varios modelos y te contaremos para qué sirven y cómo utilizarlos.

El contenido está dividido en 4 bloques:

  • Guía rápida: con un primer vistazo a los silbatos recomendados y sus características más destacadas.
  • Puntos clave: orientación rápida con los puntos más importantes a considerar al elegir un silbato.
  • Análisis y opinión: donde te damos todos los detalles sobre cada silbato y nuestra opinión sobre ellos.
  • Guía de compra: en la que te contamos todos los factores a tener en cuenta al comprar un silbato para tu perro.

Guía rápida: un primer vistazo a los mejores silbatos para perros

Silbato Acme 210,5

Silbato para perros de frecuencia estable - Acme 210,5

Silbato para perros de frecuencia estable

* Frecuencia estandarizada de 5.900 Hz
* Incluye cordón de regalo
* Disponible en una gran variedad de colores

Silbato Acme 535

Silbato de ultrasonidos para perros profesional - Acme 535

Silbato de ultrasonidos profesional para perros

* Frecuencia ajustable entre 5.400 y 12.800 Hz
* Prácticamente inaudible para los humanos
* Fabricado de latón chapado en níquel

Silbato Fox 40 Mini CMG

Silbato clásico para perros - tipo árbitro y de gran alcance - Fox 40 Mini CMG

Silbato clásico tipo árbitro de gran alcance

* Gran alcance con una potencia de 109 dB
* Ideal para llamar a tu perro a largas distancias
* Boquilla acolchada para mejor agarre

Silbato Arquivet

Silbato doble de cuerno de búfalo para perros - Arquivet

Silbato doble de cuerno de búfalo para perros

* Emite dos sonidos diferentes
* Incluye cordón para llevarlo colgado al cuello
* Mide 9 cm de largo

Silbatos Cherioll

Pack completo de adiestramiento con 3 silbatos ultrasónicos y 3 clickers - Cherioll

Pack de adiestramiento para perros

* 3 silbatos ultrasónicos + 3 clickers
* Frecuencia de sonido ajustable
* Gran relación calidad-precio

Puntos clave: ¿qué tener en cuenta antes de elegir un silbato para perros?

  • Tipo: podemos elegir entre dos tipos de silbato para perros: los tradicionales, que son audibles para los humanos; y los de ultrasonidos, cuya frecuencia está por encima de la que podemos percibir. Los primeros nos permiten saber siempre cómo suena la señal que enviamos a nuestro perro; los segundos tienen la ventaja de que no molestaremos a nadie cuando los usemos.

  • Consistencia del tono: es muy importante que el silbato elegido tenga un sonido constante y emita siempre exactamente el mismo tono, ya que, de ese modo, tu perro siempre entenderá lo que quieres que haga. En caso de que el silbato sea de frecuencia ajustable, una vez ajustada no vuelvas a cambiarla, o tu can no la reconocería.

  • Frecuencia ajustable: algunos silbatos permiten ajustar la frecuencia de su sonido en tonos más o menos altos. Esta función puede ser útil, ya que podrás personalizar su sonido, ajustándolo en el tono que más reacción provoque en tu perro. También podrás utilizar diferentes frecuencias para diferentes comandos.

  • Material: elige un silbato que haya sido fabricado con materiales de calidad y duraderos, como el acero inoxidable, un plástico resistente, o el cuerno de búfalo. Así mismo, procura que tengan un diseño cuidado, que les permita emitir un tono constante y perfectamente audible para los perros.

  • Comodidad de uso: es recomendable que el silbato para perros que elijas sea ligero, y que incluya un aro en uno de sus extremos que permita acoplarle un cordón, para que así puedas colgártelo del cuello y tenerlo a mano en todo momento.

Silbato para perros de frecuencia estable | Acme 210,5

Silbato para perros de frecuencia estable - Acme 210,5

Características principales

* Frecuencia estandarizada de 5.900 Hz
* Hecho de plástico muy robusto
* Incluye cordón de regalo
* Disponible en una gran variedad de colores

Cuando hablamos de silbatos para perros, la firma británica Acme destaca sobre todas las demás, debido a la alta calidad de sus productos y a la gran variedad que ofrece. Concretamente, el silbato de adiestramiento para perros Acme 210,5 es uno de los más vendidos de la marca, al rendir con gran efectividad y poseer un más que asequible precio.

Este pito para perros está fabricado con un robusto y resistente plástico, y lleva una anilla metálica en el extremo, que nos permite meter un cordón para así poder colgarnos el silbato del cuello y tenerlo siempre a mano.

Debo aclarar que, si bien su frecuencia es realmente alta (5.900 Hz), éste no es un silbato de ultrasonidos; es decir, que cuando lo utilices serás capaz de escuchar el pitido que produce.

La ventaja de los silbatos con frecuencia estandarizada y estable es que el tono que emiten va a ser siempre exactamente el mismo, independientemente de quién lo utilice y de cómo lo utilice. De este modo, incluso en el caso de que perdieras tu silbato y tuvieras que comprar otro al cabo de unos años, el sonido emitido seguiría siendo igual, por lo que tu perro no tendría que ajustarse a un nuevo tono y volver a aprender a reconocerlo.

Así, cada miembro de la familia puede tener su propio silbato (es buena idea que cada uno tenga un silbato de un color, para distinguir unos de otros), y, cuando salga con el perro, éste responderá a su sonido, puesto todos ellos sonarán de forma idéntica.

¿Quién debería comprar el silbato Acme 210,5?
Quien busque un silbato para perros de gran calidad y efectividad, con una frecuencia alta que sea estable.

El silbato para llamar perros Acme 210,5 está disponible en multitud de colores, y cada uno de ellos viene con un cordón a juego de regalo. Puedes ver todos los modelos –y, si lo deseas, comprar uno– a través del siguiente enlace:

Dónde comprar el silbato Acme 210,5

Silbato de ultrasonidos para perros profesional | Acme 535

Silbato de ultrasonidos para perros profesional - Acme 535

Características principales

* Frecuencia ajustable entre 5.400 y 12.800 Hz
* Prácticamente inaudible para los humanos
* Fabricado de latón chapado en níquel
* Elegante diseño Art Deco

El Acme 535 es, sin duda, uno de los mejores silbatos de ultrasonidos para perros que puedes encontrar en el mercado, gracias a su diseño de precisión que consigue una frecuencia de sonido ajustable. Su rango va de los 5.400 a los 12.800 Hz, lo que hace que sea prácticamente inaudible para el oído humano, si bien los perros lo captan perfectamente, a distancias de hasta 1,5 km.

La frecuencia del tono puede ajustarse muy fácilmente, gracias al mecanismo de tornillo, simplemente enroscándolo para subir la frecuencia, o desenroscándolo para bajarla. Dependiendo del ajuste, el tono será más o menos audible para el oído humano (cuanto más alta sea la frecuencia, menos lo oirás), pero los perros lo oirán siempre perfectamente.

Así, puedes hacer pruebas y ajustar el silbato a la frecuencia a la que mejor responda tu perro, o también puedes utilizar diferentes frecuencias para diferentes comandos, en cuyo caso deberás tener cuidado de utilizar siempre el mismo tono para la misma orden.

El diseño del silbato es realmente elegante, y está inspirado en el periodo Art Deco, época en la que se inventó el silbato para perros de ultrasonidos original de la marca Acme. Está fabricado de resistente latón chapado de níquel, por lo que te durará, prácticamente, toda la vida.

¿Quién debería comprar el silbato Acme 535?
Quien busque un silbato de ultrasonidos para perros de calidad profesional, con varias frecuencias ajustables y un diseño práctico, duradero y elegante.

El silbato silencioso para perros Acme 535 se entrega con un folleto que contiene las instrucciones para ajustarlo correctamente. Puedes verlo con más detalle –y comprarlo, si lo deseas– haciendo click en el siguiente enlace:

Dónde comprar el silbato Acme 535

Silbato clásico para perros – tipo árbitro y de gran alcance | Fox 40 Mini CMG

Silbato clásico para perros - tipo árbitro y de gran alcance - Fox 40 Mini CMG

Características principales

* Silbato sin bola con diseño tipo árbitro
* Gran alcance con una potencia de 109 dB
* Ideal para llamar a tu perro a largas distancias
* Boquilla acolchada para mejor agarre

El silbato Fox 40 Mini CMG no es, en realidad, un silbato que haya sido especialmente diseñado para perros, pero puede serte realmente útil si acostumbras a hacer excursiones con tu peludo por zonas boscosas o montañosas.

Y es que, a pesar de su pequeño tamaño, este silbato produce un pitido realmente potente, de hasta 109 dB, que es audible a largas distancias, incluso aunque haya ruido ambiental, estés en una zona con muchos árboles, haga viento o esté lloviendo, por lo que, si tu perro se aleja, puedes estar seguro de que te oirá cuando lo llames.

Se trata de un silbato para perros de diseño clásico, tipo árbitro, sin bola, por lo que el tono que produce es siempre exactamente igual. Lleva una boquilla de termoplástico ligeramente acolchada, que proporciona un gran agarre, y resulta delicada con los dientes, así que te será muy cómodo de utilizar.

¿Quién debería comprar el silbato Fox 40 Mini CMG?
Quien suela llevar a su perro a hacer excursiones por zonas boscosas o de montaña y busque un silbato potente de gran alcance, que sea audible a largas distancias.

El silbato clásico tipo árbitro para perros Fox 40 Mini CMG viene en packs de dos unidades, e incluye un cordón de regalo, para que puedas llevarlo colgado del cuello. Puedes verlo más en profundidad –y, si quieres, comprarlo– haciendo click en el siguiente enlace:

Dónde comprar el silbato Fox 40 Mini CMG

Silbato doble de cuerno de búfalo para perros | Arquivet

Silbato doble de cuerno de búfalo para perros - Arquivet

Características principales

* Fabricado con cuerno de búfalo
* Emite dos sonidos diferentes
* Incluye cordón para llevarlo colgado al cuello
* Mide 9 cm de largo

Este este silbato de adiestramiento para perros de Arquivet está fabricado con cuerno de búfalo natural, por lo que es muy resistente, y además es doble, lo que significa que podrás utilizarlo soplando por cualquiera de sus dos extremos.

Dependiendo del lado por el que soples, obtendrás un tono diferente, lo que puede serte muy útil, ya que puedes enseñar a tu perro a asociar cada uno de ellos con una acción determinada, pudiendo así indicarle fácilmente lo que quieres que haga utilizando uno u otro sonido.

¿Quién debería comprar el silbato Arquivet?
Quien desee tener un silbato doble, en el que cada uno de sus extremos emita un tono diferenciado, para así poder dar diferentes indicaciones a su perro.

El silbato doble para perros de Arquivet mide 9 cm, y viene equipado con un cordón para que puedas colgártelo del cuello. Si deseas verlo con más detalle, o decides comprarlo, puedes hacerlo a través de los enlaces que encontrarás a continuación:

Dónde comprar el silbato Arquivet

Pack completo de adiestramiento con 3 silbatos ultrasónicos + 3 clickers | Cherioll

Pack completo de adiestramiento con 3 silbatos ultrasónicos y 3 clickers - Cherioll

Características principales

* 3 silbatos ultrasónicos + 3 clickers
* Frecuencia de sonido ajustable
* Gran relación calidad-precio
* Incluye cordón para colgárselo del cuello

Este set de adiestramiento para perros tiene una excelente relación calidad-precio, ya que por muy poco dinero obtendrás 3 silbatos ultrasónicos para perros, además de 3 clickers, que te permitirán entrenar a tu peludo, enseñándole varios comandos y habilidades.

Los 3 silbatos te permiten ajustar la frecuencia a diferentes tonos, para lo cual tendrás que enroscar o desenroscar su mecanismo de tornillo, hasta encontrar el sonido que provoca una mejor respuesta en el perro.

En cuanto a los clickers, vienen con correas de plástico elásticas integradas para poder llevarlos en la muñeca, y cuentan con un gran botón que, al apretarlo y soltarlo rápidamente, emite el clásico sonido de click, el cual te permitirá enseñar a tu perro utilizando refuerzos positivos.

¿Quién debería comprar los silbatos Cherioll?
Quien desee tener un pack completo de adiestramiento para perros, que incluye tres silbatos de ultrasonidos y tres clickers.

Todos los silbatos que componen el set de entrenamiento para perros de Cherioll vienen con un aro en su extremo, que te permitirán meter un cordón para poder colgártelos del cuello (en la caja viene uno de regalo). Si deseas verlos con más detalle, o decides comprarlos, haz click en el siguiente enlace:

Dónde comprar el set de entrenamiento Cherioll

Guía de compra: todo lo que hay que saber sobre los silbatos para perros y cómo utilizarlos

El silbato para perros es una herramienta que pastores, cazadores y adiestradores de perros llevan utilizando desde hace décadas, ya que resulta muy eficaz para llamar la atención de nuestros compañeros peludos, que son capaces de oír su sonido incluso desde bastante distancia, por lo que nos permite comunicarnos con ellos de forma más efectiva que utilizando nuestra voz.

A lo largo de esta guía de compra vamos a hablar de los orígenes de los silbatos para perros, y veremos los diferentes tipos que podemos encontrar, cómo podemos utilizarlos, para qué pueden servirnos –y para qué no– y cómo elegir el más adecuado para tus necesidades.

¡Vamos a ello!

Origen del silbato para perros

El silbato para perros también es conocido como silbato silencioso o silbato de Galton, ya que fue inventado en 1876 por Sir Francis Galton… que en realidad no pretendía inventar un silbato para usar con perros, sino que estaba llevando a cabo una serie de experimentos con los que quería probar el rango de frecuencia que pueden escuchar diversos animales.

Para conseguirlo, creó un silbato especial en forma de tubo metálico, que tenía una pieza móvil, el cual hacía que el sonido emitido al soplar fuera más o menos agudo según su posición.

“El silbato para perros fue inventado en 1876 por Sir Francis Galton, cuando llevaba a cabo una serie de experimentos con los que quería probar el rango de frecuencia que pueden escuchar distintos animales.”

Una vez que esta pieza móvil había pasado un cierto punto, Galton comprobó que las personas no eran capaces de oír el pitido, pero sabía que el silbato seguía produciendo sonido, de modo que se fue al zoo a probarlo y se dio cuenta de que muchos animales reaccionaban al silbido.

Tras su experiencia en el zoo, decidió probar su invento cuando paseaba por la calle, y comprobó que los perros eran capaces de escucharlo, y que los de razas pequeñas podían oír frecuencias más altas que los de razas grandes.

Como curiosidad, Galton también pudo comprobar que los gatos eran los que mejor oían las frecuencias más altas, pero, como nuestros amigos felinos son muy suyos, pasaban olímpicamente del sonido, y no respondían a él de ninguna forma que fuera de utilidad… ¡y ese es el motivo por el que el artilugio es conocido a día de hoy como “silbato para perros”, y no como “silbato para gatos”!

Pero… ¿son realmente “silenciosos” los silbatos para perros?

Aunque muchas veces nos referimos a los silbatos para perros como silbatos “silenciosos”, en realidad no son silenciosos en absoluto. Sí que es cierto que, en algunos casos, nuestro oído humano es incapaz de percibir el sonido que emiten cuando los soplamos.

Es el caso de los llamados silbatos de ultrasonidos, que emiten un pitido cuya frecuencia es más alta de la que nosotros podemos oír, pero que nuestros perros perciben sin problemas: ésa es la respuesta a la pregunta «el silbato para perros… ¿cómo funciona?».

“En realidad, los silbatos para perros no son silenciosos en absoluto, incluso aunque, en algunos casos, nuestro oído sea incapaz de percibir su sonido, al emitir un pitido en una frecuencia más alta de la que podemos oír.”

Hay también algunos silbatos para perros cuyo sonido es audible para nosotros, pero, no obstante, ellos lo escuchan más fuerte y desde mucha más distancia.

La ventaja de los silbatos para perros sobre los silbatos normales es, pues, el hecho de que puedes llamar la atención de tu perro, incluso desde bastante distancia, sin molestar a las personas; algo que, sin duda, puede venirnos muy bien en nuestros entornos urbanos, al evitarnos las protestas de nuestros convecinos.

El silbato como herramienta de adiestramiento

Los primeros que sacaron partido al sonido del silbato para perros fueron los pastores, que descubrieron que, utilizándolo, podían dar órdenes a sus perros desde distancias mucho mayores que con su voz.

Ellos, así, fueron los primeros que lo utilizaron como herramienta de adiestramiento, enseñando a sus inteligentes animales diferentes comandos, según el número de pitidos que emitieran, o de la longitud de los mismos.

Si bien, en la actualidad, la mayoría de quienes compartimos la vida con un perro no somos pastores, sí que podemos sacar provecho de los silbidos para perros para captar la atención de nuestros canes, y para comunicarnos con ellos.

Entrenar a un perro con un silbato no es difícil, aunque, evidentemente, al igual que ocurre con otras técnicas de adiestramiento, te llevará un tiempo hacerlo, que puede ser más o menos largo, dependiendo de cómo responda tu peludo; de modo que deberás tener paciencia.

“Al igual que ocurre con otras técnicas de adiestramiento canino, enseñar a tu perro a responder a un silbato te llevará un tiempo, que puede ser más o menos largo, dependiendo de las características de tu can.”

Por supuesto, no todos los perros responden de igual manera a los silbatos y, si bien la mayoría entiende sin mayor complicación lo que queremos que haga al hacerlo sonar, otros responderán mejor a los comandos de voz. Al fin y al cabo, cada perro es un mundo.

Eso sí, hay una cosa que debes tener muy clara: no puedes esperar comprar un silbato y que, la primera vez que lo utilices, tu perro vaya corriendo hacia ti, o entienda lo que esperas de él. El sonido del silbato, sin duda, le llamará la atención, pero no significará nada para él, ni sabrá qué hacer al oírlo, hasta que tú no se lo enseñes.

En mi experiencia personal, encuentro muy útil el silbato para poder llamar a mi perro a distancia, y que acuda a mí al escuchar el pitido, y la verdad es que me resultó muy sencillo enseñarle a hacerlo. Os cuento lo que hice, para responder a la pregunta sobre cómo usar un silbato para perros.

Cuando saqué el silbato del paquete, preparé unas cuantas chuches de las que más le gustan a mi perro, Rufus, e hice que relacionara el sonido del silbato con la obtención de un premio (en este caso, una chuche).

Así, cada vez que hacía sonar el silbato le ofrecía un trocito de chuche. Lo hice varias veces, y después me fui a otra habitación, hice sonar el silbato y Rufus vino rápidamente, para que le diera su chuche.

“En mi experiencia personal, encuentro muy útil el silbato para llamar a mi perro a distancia y que acuda al escuchar el pitido, y lo cierto es que no me fue difícil en absoluto enseñarle a hacerlo.”

Más tarde, ese mismo día, salimos a pasear por una zona donde puedo llevarlo suelto y, en cuanto se alejó un poco probé a hacer sonar el silbato y… ¡Eureka! Rufus vino raudo y veloz.

Durante ese paseo, y los de los días siguientes, seguí probando de vez en cuando, y cada vez que hacía sonar el silbato, Rufus venía. La verdad es que pilló el concepto rápidamente.

Pero… ¿sabéis lo más gracioso? Que sus amigos perrunos también lo pillaron. Cada vez que Rufus se alejaba y tardaba en volver, yo hacía sonar el silbato, Rufus venía, y yo le daba una chuche. Sus amigos, que no son tontos, en seguida se dieron cuenta de cómo iba la cosa, de modo que, cada vez que el silbato sonaba, venían todos, hasta el punto que mis amigos humanos me pedían que silbara cuando perdían de vista a su perro (momento en que todos los de la pandilla perruna venían también, por supuesto).

Si queréis ver más gráficamente como conseguir una buena llamada con el silbato, mediante el pitido para perros, echadle un vistazo a este vídeo:

Adiestramiento de perros. Señal de llamada con silbato.


En el caso de que te estés preguntando… «pero, además de para la llamada… para qué sirve el silbato para perros?»; la respuesta es que también es posible enseñar a los perros a hacer otras cosas utilizando un silbato, como a sentarse, a pararse, etc.

No obstante, debes tener en cuenta que cada uno de estos comandos deberán tener un sonido característico (por ejemplo, puedes hacer un diferente número de pitidos para cada orden, o utilizar un silbato con sonido ajustable, o que sea doble, para asociar cada sonido a cada comando).

Simplemente se trata de echarle imaginación, armarse de paciencia y pasar un buen rato con tu peludo. Eso sí: no abuses del silbato, porque si lo haces acabará por perder su eficacia, ya que tu perro dejará de hacer caso a su sonido si lo oye constantemente, o acabar totalmente estresado.

Motivos por los que los silbatos para perros funcionan

Si bien es muy cierto que puedes trabajar la llamada o enseñar ciertos comandos a tu perro utilizando tu voz, los silbatos tienen una ventaja: su sonido carece de emoción.

Y es que nuestra voz no suena igual en todos los momentos, al fin y al cabo: tu perro no oirá lo mismo si cuando lo llamas estás alegre y relajado, que si lo llamas enfadado, o asustado porque hace tiempo que no lo ves, y esto puede afectar a la efectividad del comando que estamos emitiendo.

En contraste, el silbato suena siempre exactamente igual. Independientemente de cómo nos sintamos en el momento de hacerlo sonar, el sonido que emite será siempre consistente y, por lo tanto, tu perro siempre va a entender lo que estás intentando comunicarle.

“La gran ventaja que tienen los silbatos para perros sobre nuestra voz es que su tono es siempre exactamente el mismo, independientemente de tu estado de ánimo o de la situación, por lo que tu peludo siempre entenderá lo que quieres que haga.”

Debido a la consistencia de su sonido, además, dará igual quien lo utilice: no importa que seas tú, tu pareja, tu hermano, tu hijo o tu primo, siempre va a sonar igual y, por lo tanto, tu perro siempre va a responder del mismo modo, independientemente de quien lo esté usando.

Si sois varios en la familia, y no siempre es la misma persona la que sale con el perro, es buena idea que os hagáis con varios silbatos iguales, que estén ajustados exactamente en el mismo tono (en caso de que tengan sonido ajustable).

Pero, además de todo esto, los silbatos tienen otra ventaja, y es que su sonido es capaz de llegar a bastante más distancia que la voz humana… y, desde luego, resulta mucho más práctico para llamar a tu perro cuando está lejos porque, reconozcámoslo, a nadie le gusta ponerse a dar voces a todo pulmón en el parque, con todos los transeúntes mirándote como si te hubieras vuelto loco, ¿verdad?

Cosas para las que NO sirve un silbato

Como hemos visto, un silbato puede sernos muy útil en algunas circunstancias, sin embargo, tampoco son la panacea, y no van a solucionar cualquier problema que puedas tener con tu perro. De hecho, hay algunas cosas para las que no va a servirte, por mucho que, en ocasiones, la publicidad del silbato en cuestión quiera hacerte creer que sí.

Para empezar, ningún silbato va a servirte para evitar que un perro ladre. Sí, es cierto que si tu perro (o el del vecino) está ladrando y pitas, en un primer momento puede ser que se asuste, o se distraiga, y deje de ladrar por unos instantes; pero, en cuanto se le pase el sobresalto, retomará su sesión de ladridos… e incluso en algunos casos el sonido del silbato puede provocar que dichos ladridos se intensifiquen.

“Los silbatos no son útiles para evitar que un perro ladre. Aunque en un primer momento pueda sobresaltarse al oír el pitido y dejar de ladrar, lo más probable es que, tras la sorpresa inicial, retome los ladridos, a veces incluso más intensamente.”

Hay quien piensa que algunos silbatos están ajustados en frecuencias molestas para perros, de modo que su sonido les resulta desagradable y esto les hará huir; pero lo cierto es que los silbatos no son de gran ayuda para repeler a un perro que sale en tu persecución cuando vas corriendo o andando en bicicleta, o para ahuyentarlos y que se vayan de un área concreta.

Para terminar, los silbatos tampoco son la mejor herramienta para detener una pelea entre dos perros, si bien es cierto que puede distraerlos momentáneamente, en el caso de que la pelea no sea muy intensa (momento en que puedes aprovechar para intentar separarlos).

Qué tener en cuenta a la hora de comprar un silbato para perros

En el mercado podemos encontrar multitud de silbatos para perros, de diferentes diseños y precios. Te cuento qué factores debes tener en cuenta a la hora de elegir uno.

Tipo de silbato

Básicamente, podemos elegir entre dos tipos de silbatos para perros: los tradicionales, que son audibles para el oído humano; y los de ultrasonidos, que oímos muy poco o nada en absoluto.

En realidad ambos funcionan de igual modo y son igual de efectivos para entrenar a tu perro. Los silbatos para perros tradicionales tienen la ventaja de que nosotros también los oímos, de modo que sabemos en todo momento cómo suena la señal que estamos enviando a nuestro perro.

“Los silbatos que son audibles para nosotros nos permitirán saber en todo momento cómo suena la señal que enviamos a nuestro can, pero los de ultrasonidos tienen la ventaja de que no molestaremos a las personas que tengamos cerca al usarlos.”

Los de ultrasonidos, por su parte, tienen la ventaja de que resultan prácticamente silenciosos para nuestros oídos, por lo que no molestaremos a las personas que tengamos cerca al hacerlo sonar, pero nuestro perro lo escuchará sin problemas.

Consistencia del sonido

Para que un silbato para perros sea realmente eficaz, es de vital importancia que cada vez que lo soples emita exactamente el mismo sonido. Si en algún momento tuvieras que comprar un nuevo silbato –en caso de que perdieras o rompieras el original– asegúrate de que es el mismo modelo, y emite el mismo tono, o tu peludo no lo reconocería y tendrías que volver a enseñarle desde el principio.

Frecuencia ajustable

Algunos silbatos te dan la posibilidad de ajustar la frecuencia en tonos más o menos altos, algunos de los cuales son perceptibles para el oído humano, y otros no. Esta función puede ser útil, ya que no todos los perros reaccionan igual a las mismas frecuencias. Con un silbato ajustable podrás encontrar la frecuencia que le provoque más reacción a tu peludo, y no volver a cambiarla.

“Algunos silbatos te dan la posibilidad de ajustar la frecuencia en tonos más o menos altos, lo que puede ser útil, ya que nos permitirá encontrar la frecuencia a la que más reacciona nuestro perro.”

Otra posibilidad que ofrecen los silbatos ajustables es la de utilizar diferentes frecuencias para diferentes comandos, enseñando al perro a relacionar cada sonido con una acción determinada.

Material y diseño

Aunque te gastes un poco más, merece la pena hacerse con un silbato para perros que haya sido fabricado con materiales de calidad, y que tenga un diseño cuidado, el cual permita que emita un tono constante y perfectamente audible para nuestros peludos.

Los silbatos fabricados con metales como el acero inoxidable son muy duraderos, pero también podemos encontrar modelos de materiales como el plástico o el cuerno de búfalo, que son muy resistentes y de excelente calidad.

Cómodo de utilizar

Es recomendable que el silbato elegido sea ligero y, sobre todo, que incluya un aro en un extremo que permita acoplarle un cordón, de modo que puedas llevarlo colgado del cuello. Esto te permitirá transportarlo cómodamente y tenerlo siempre a mano, para que lo utilices en caso necesario.

FAQ: preguntas más frecuentes sobre los silbatos para perros

¿Qué tipos de silbatos para perros hay?

Básicamente, podemos encontrar dos tipos de silbatos para perros: los que suenan en una frecuencia que es audible para el oído humano; y los conocidos como silbatos silenciosos, o silbatos de Galton, que producen un tono que está por encima de la frecuencia que podemos oír los humanos, pero que los perros sí que oyen.

¿Funcionan los silbatos para perros?

Sí. Generalmente, los silbatos para perros, bien usados, son una herramienta de entrenamiento que puede ser muy útil, ayudándonos a comunicarnos con nuestros canes, si bien hay que tener siempre en cuenta que cada perro es un mundo, y hay algunos que no responden bien al sonido del silbato, respondiendo mejor, sin embargo, a otros estímulos, como la voz.

¿Pueden los silbatos para perros dañar los oídos de los perros?

Si bien la frecuencia del tono de los silbatos para perros es muy alta, si se utiliza correctamente nunca debería dañar los oídos de los perros. En realidad, podemos pensar en los silbatos para perros como en cualquier otro silbato: si alguien lo soplara con fuerza en tu oído, te molestaría y podría incluso dañártelo. Pues lo mismo pasa con nuestros peludos. Mientras no soples el silbato cerca de su cabeza con fuerza y por un tiempo prolongado, no le hará ningún daño.

¿Puedo utilizar un silbato con un perro sordo?

Si tu perro es completamente sordo no oirá el silbato. Sin embargo, hay algunos perros que, a pesar de ser aparentemente sordos a todos los efectos, ya que no pueden oír las frecuencias más bajas, que nosotros oímos (por lo que no te oyen cuando les llamas, por ejemplo), sí que son capaces de oír ciertas frecuencias altas, como las de los silbatos para perros. Si es el caso de tu peludo, ésta puede ser una excelente manera de comunicarte con él.

¿Son útiles los silbatos para hacer que un perro deje de ladrar?

Aunque algunas marcas promocionan sus silbatos para perros como una herramienta que sirve para hacer que dejen de ladrar, en realidad esto no es así. Es cierto que, si tu perro está ladrando, al soplar un silbato con fuerza puede sobresaltarse, lo que hará que se calle momentáneamente.

Pero esto, a la larga, no solucionará el problema, porque lo más probable es que, en cuanto se le pase la sorpresa, retome sus ladridos. De hecho, algunos perros incluso ladran con más intensidad al oír el sonido de un silbato.

Ten en cuenta que, cuando un perro ladra excesivamente puede estar manifestando un problema, ya sea estrés, miedo, ansiedad por separación, etc.; y, para solucionar este problema, hay que actuar sobre la causa, y no sobre la manifestación del mismo (en este caso, los ladridos). En eso, un silbato no podrá ayudarte.

Y hasta aquí nuestro repaso por lo que son los silbatos para perros, cómo usarlos y cuáles son los mejores. Espero que el artículo haya resuelto cualquier duda que pudieras tener al respecto de este tema.

También te podría interesar…

¿Te ha resultado útil este contenido? Puedes compartirlo con los siguientes botones. ¡Muchas gracias!

Sobre la autora:

Marta MascotaPro

Marta Rodríguez

Amante de los animales, especialmente de los que conviven conmigo: mi perro Rufus y mi gato Ronno. Me gusta darles lo mejor, y quiero ayudarte a que escojas los accesorios más adecuados para tus mascotas.

Todos los productos que aparecen en este artículo han sido seleccionados por MascotaPro de forma independiente. No obstante, algunos de los enlaces del post son enlaces de afiliación: eso significa que, si haces una compra tras hacer clic en ellos, podríamos ingresar una comisión de afiliados.

Asimismo, en el caso de que se muestren precios de Amazon en el post, éstos se actualizarán cada día. Pero ten en cuenta que los productos cambian de coste constantemente en Amazon, por lo que su disponibilidad y precios pueden ser distintos a los aquí publicados.