Bozales para perros: ¿cuáles son mejores? Tipos, normativa y recomendaciones

En un mundo ideal, los bozales para perros no serían necesarios; y es que a nadie nos gusta la idea de tener que ponerle un bozal a nuestro amigo peludo. Al fin y al cabo, se trata de un elemento extraño para él, que sin duda debe de resultarle incómodo. Por si esto fuera poco, en el imaginario colectivo, se asocia que un perro que lleva bozal debe ser agresivo, y morder.

Sin embargo, lo cierto es que, por muy desagradable que pueda parecernos el bozal, es un elemento que puede resultar útil en algunas situaciones, y en otras es directamente obligatorio que los perros lo lleven. De hecho, todo perro es susceptible de tener que llevar bozal en algún momento de su vida, y por ello es recomendable que todos los que convivimos con un can dispongamos de un bozal, y familiaricemos a nuestro amigo con él, para que, de ese modo, si llega un momento en que tiene que ponerse uno, no le cause un gran estrés.

oferta destacada
Bozal para Perros - Baskerville Ultra (Talla 4)
22 Opiniones
Bozal para Perros - Baskerville Ultra (Talla 4)
Los bozales de la marca Baskerville se han ganado, merecidamente, la reputación de ser los mejores, al resultar totalmente seguros y muy cómodos para el perro. El modelo Ultra es el más popular de su catálogo, y ahora está en oferta, por lo que se queda a un precio fabuloso.

Pero ¿qué perros tienen que llevar bozal, y en qué situaciones? ¿qué tipo de bozal es el más adecuado? En este artículo vamos a dar respuesta a todas estas preguntas, además de mostrarte los modelos que, a nuestro juicio, resultan más interesantes.

¿Tiene que llevar bozal mi perro? ¿Cuándo es obligatorio? Normativa y circunstancias puntuales

Como decía más arriba, cualquier perro puede ser susceptible de llevar un bozal en un momento dado, independientemente de su tamaño, o de si tiene o no una conducta agresiva. Además, los perros que están considerados potencialmente peligrosos deben llevar obligatoriamente bozal, siempre que se encuentren en un espacio público. Veamos los diferentes casos.

Perros potencialmente peligrosos: ¿qué dice la normativa?

Hay algunas razas de perros que, por sus características físicas, están consideradas como potencialmente peligrosas, y uno de los requisitos que se exigen para tener uno de estos perros es que, siempre que se encuentren en un espacio público, deben llevar un bozal puesto, independientemente de si es una auténtica fiera o tan manso como un corderito. Se trata de una normativa bastante controvertida, que muchos consideran injusta, pero mientras esté vigente debemos respetarla, no hay más remedio: el bozal para perros es obligatorio en estas razas.

La determinación de lo que es un perro potencialmente peligroso viene establecida, a nivel nacional, en el Real Decreto 287/2002, de 22 de marzo, y afecta, en un principio, a las siguientes razas concretas, y a sus cruces:

  • Pit Bull Terrier.
  • Staffordshire Bull Terrier.
  • American Staffordshire Terrier.
  • Rottweiler.
  • Dogo Argentino.
  • Fila Brasileiro.
  • Tosa Inu.
  • Akita Inu.

También se consideran potencialmente peligrosos los perros que reúnan todas o la mayoría de las siguientes características:

  • Fuerte musculatura, aspecto poderoso, robusto, configuración atlética, agilidad, vigor y resistencia.
  • Marcado carácter y gran valor.
  • Pelo corto.
  • Perímetro torácico comprendido entre 60 y 80 centímetros, altura a la cruz entre 50 y 70 centímetros y peso superior a 20 kg.
  • Cabeza voluminosa, cuboide, robusta, con cráneo ancho y grande y mejillas musculosas y abombadas. Mandíbulas grandes y fuertes, boca robusta, ancha y profunda.
  • Cuello ancho, musculoso y corto.
  • Pecho macizo, ancho, grande, profundo, costillas arqueadas y lomo musculado y corto.
  • Extremidades anteriores paralelas, rectas y robustas y extremidades posteriores muy musculosas, con patas relativamente largas formando un ángulo moderado.

Pero esto no es todo, al citado Real Decreto 287/2002 se suman, en algunos casos, la normativa autonómica y las ordenanzas municipales, que pueden ampliar las razas o los supuestos en los que un perro debe llevar bozal. Por ello, lo mejor es que consultes el Boletín Oficial de tu Comunidad Autónoma, así como la normativa de tu Ayuntamiento, para saber si tu peludo debe o no llevar bozal.

El bozal en el transporte público: ¿cuándo y dónde se lo debemos poner a nuestro perro?

Si no dispones de coche propio, viajar con perro no es tarea fácil, pero por suerte las cosas parecen estar empezando a cambiar, y ya hay algunos medios de transporte público que nos permiten llevar a nuestros amigos caninos con nosotros.

En la actualidad, ya es posible viajar con perro en los trenes de cercanías de Renfe o FEVE, y también en el metro de Madrid y en el de Barcelona, sin embargo, para poder hacerlo, debemos cumplir ciertas condiciones, que pueden variar según el servicio en cuestión. Si quieres llevar a tu perro en tren o en metro, lo mejor es que te leas bien la normativa del medio de transporte que quieres utilizar, donde se te informará de puntos como la longitud que debe tener la correa, o los horarios establecidos para poder viajar con tu peludo; pero ya te adelanto que hay algo que todas ellas tienen en común: todo perro que viaje en transporte público, sea cual sea su raza o tamaño, deberá llevar bozal… a no ser que se trate de un perro muy pequeño y lo lleves metido en un transportín.

Otros casos en los que tu perro debería llevar bozal

Existen determinadas circunstancias en las que también puede resultar adecuado o necesario que tu perro lleve puesto un bozal. Se trata de las siguientes:

El bozal en perros agresivos

Si tienes un perro con problemas de agresividad, que en alguna ocasión ha mordido a otro perro, o a una persona, lo mejor que puedes hacer es buscar ayuda profesional, acudiendo a un buen etólogo o educador canino, que podrá trabajar con vosotros para averiguar el motivo por el que tu perro reacciona de ese modo.

Durante el transcurso de la terapia de modificación de conducta, lo más probable es que sea necesario el uso de un bozal. Pero, eso sí: lo que nunca debería hacerse es ponerle un bozal al perro sin más, para prevenir que muerda, sin trabajar al mismo tiempo para resolver el problema de base que provoca esta reacción en nuestro perro. Ten esto último muy en cuenta.

El bozal en visitas al veterinario y peluquero canino, o cuando el perro siente dolor

También es posible que necesites utilizar uno en casos puntuales, como una visita al veterinario o al peluquero canino, por ejemplo, ya que algunos perros pueden llegar a sentirse muy estresados en estos casos.

Otra situación en la que puede ser necesario el uso de un bozal es si tienes que manipular a tu perro en un momento en que sienta mucho dolor: imagina que acaban de operarle, o que tiene una otitis, por ejemplo, y debes curarlo. Es posible que al hacerlo le hagas daño y, por mucho que te quiera tu perro, puede morderte instintivamente, al sentir mucho dolor. Por este motivo, el uso de un bozal puede ser muy aconsejable.

El bozal para evitar que tu perro coma todo lo que encuentre por el suelo

Algunos perros son como aspiradoras vivientes, y se comen todo lo que encuentran por el suelo antes de que nos demos cuenta. Por supuesto, lo mejor es enseñar a estos perros a no comer nada que no le des tú, pero eso es mucho más fácil de decir que de hacer y, en algunos casos, es prácticamente misión imposible. En estos casos, puede venir muy bien un bozal que impida que el perro pueda coger nada del suelo mientras lo lleva puesto.

oferta destacada
Bozal para Perros - Baskerville Classic
Un bozal ideal para los perros que tienden a comer todo lo que se encuentran por el suelo: viene con una ranura en la que podemos introducir una rejilla de plástico extra, con agujeros más pequeños, para así impedir que el perro coma. Disponible en varias tallas diferentes, para que puedas comprar el más adecuado para tu amigo peludo.

Sea cual sea el caso, lo mejor es que tu perro esté familiarizado con el bozal por si tenemos que utilizarlo y, sobre todo, que no lo vea como algo malo: nunca le pongas a tu perro un bozal como castigo, para evitar que ladre, o para que no cause destrozos cuando lo dejas solo en casa, ya que lo más probable es que lo único que hagas sea empeorar el problema que pueda tener tu perrete.

Tipos de bozales para perros: ¿cuál es el más adecuado?

En el mercado podemos encontrar multitud de bozales de diferentes formas y materiales; sin embargo, no todos son adecuados para nuestro perro. Veámoslos.

Bozales para perros que NO recomendamos

A continuación te cuento cuáles son los tipos de bozales para perros que, por distintas razones, no deberías comprarle a tu can.

Bozales de tubo (tela o nylon)

Bozal de tubo para perros - Fabricado en tela o nylon

Este tipo de bozales suelen estar fabricados con tela o nylon, aunque también los hay de cuero. Su característica principal es que tienen forma cilíndrica, o de tubo, abierto por delante, y se adapta a la forma del hocico del perro, impidiéndole abrir la boca y, por lo tanto, morder e incluso ladrar, por eso hay quien los utiliza como bozal antiladridos.

Lo malo es que, al impedir abrir la boca, este tipo de bozales también impiden al perro jadear, algo que puede ser muy peligroso, puesto que el jadeo es la forma fundamental que tienen los perros de regular su temperatura corporal. Si además hace calor, o el perro ha estado haciendo ejercicio, las consecuencias podrían ser realmente graves.

Otro inconveniente de los bozales de tubo es que impiden que el perro pueda beber o comer y, en caso de que tenga que vomitar teniendo el bozal puesto puede ser realmente peligroso, ya que podría ahogarse. En definitiva, el uso de este tipo de bozales está totalmente desaconsejado y, de hecho, en la provincia de Barcelona está prohibido su uso.

Bozales o collares de cabeza – tipo Halti

Bozal tipo Halti para perros

Los collares de cabeza, también conocidos como bozales tipo Halti, debido a que es la marca que los popularizó, consisten en unos collares que llevan una cinta que se pasa alrededor del hocico del perro a modo de bozal, pero en realidad no son bozales, sino que se trata de un collar especial, pensado para enseñar a los perros a no tirar de la correa.

Al no estar pensados para actuar como un bozal, el perro puede abrir la boca perfectamente cuando lo lleva puesto: nuestro amigo peludo podrá jadear, comer y beber sin problema con este producto… pero lo malo es que también puede morder, con lo cual, no cumple el objetivo de un bozal.

Lo cierto es que este tipo de collar de cabeza es un producto muy popular, y mucha gente lo utiliza a modo de bozal, pero debes tener claro que no cumple los requisitos que exige la ley y, por lo tanto, su uso no es aconsejado en situaciones en que es obligatoria la utilización de bozal.

Bozales para perros que sí recomendamos

A continuación te cuento cuáles son los bozales para perros que resultan más adecuados. Dentro de estos tipos, los hay que son más recomendables que otros; por eso también te mostraré los modelos que me parecen más interesantes.

Bozales tipo cesta

Bozales tipo cesta para perros

Los bozales tipo cesta para perros pueden ser de plástico, metal o cuero, y sin duda son los más conocidos y utilizados. En principio puedan parecer más aparatosos que los de tubo y, de hecho, hay quien no quiere utilizarlos porque parecen dar al can una apariencia más agresiva.

Sin embargo, y a pesar de los prejuicios, los bozales de cesta son los que más cómodos les resultan a nuestros amigos peludos, y los más recomendables, ya que cubren por completo su boca, con lo que cumplen su objetivo principal, que es impedir que puedan morder, pero al mismo tiempo les permiten jadear perfectamente y, en muchos casos, también podrán beber y comer con ellos puestos.

Algunos bozales tipo cesta interesantes:

Dentro de esta categoría podemos encontrar bozales fabricados con diferentes materiales, entre los cuales, unos son más recomendables que otros:

Bozales tipo cesta metálicos: tienen la ventaja de ser muy resistentes, sin embargo, el metal es un material muy rígido que puede acabar por dañar a tu perro, o a otro perro, si se ponen a pelear… o incluso a jugar. Por otra parte, el metal es un material bastante reactivo a la temperatura ambiente, con lo que si vives en un sitio con inviernos muy fríos, o veranos muy calurosos, el bozal puede enfriarse o calentarse demasiado. Por todo esto, no resulta muy recomendable.

Bozales tipo cesta de cuero: suelen ser más estilosos y bonitos pero, generalmente, los huecos de la rejilla son más pequeños que en el caso de bozales hechos con otros materiales, con lo que al perro le costará más jadear. Además, suelen ser más caros que otras opciones, y necesitar más mantenimiento. Tampoco es el tipo de bozal más recomendable.

Bozales tipo cesta de plástico: son una opción más económica, aunque el plástico es un material menos resistente que otras opciones. Sin embargo, los bozales de plástico suelen ser lo suficientemente amplios como para permitir a tu perro jadear a gusto. Esta alternativa sí que puede ser recomendable.

Bozales tipo cesta de goma o caucho: en mi opinión, la mejor opción, ya que se trata de un material realmente resistente, al tiempo que resulta más cómodo para el perro que otras opciones. Los más recomendables.

Bozales Baskerville para perros: la mejor opción

Bozales Baskerville para perros

Teniendo en cuenta todo lo visto en el punto anterior, algunos de los mejores bozales para perros que podemos encontrar en la actualidad son los bozales Baskerville. Se trata de un tipo especial de bozales tipo cesta diseñados para ofrecerle la mayor seguridad y confort a nuestro amigo peludo.

La marca Baskerville es muy popular, ya que sus bozales nos ofrecen la total seguridad de saber que nuestro perro no va a poder morder a nadie, pero que sin embargo va a poder jadear, beber y comer perfectamente. Por si fuera poco, son unos bozales que le resultarán muy cómodos a nuestros peludos, ya que están fabricados con materiales de alta calidad que no causarán rozaduras ni harán daño a nuestros perretes.

Bozal Baskerville Ultra Muzzle: el modelo más popular

Bozal Baskerville Ultra Muzzle

Se trata de un bozal para perros fabricado con un tipo de caucho termoplástico que, a la vez que resulta resistente, es blando y flexible, por lo que resulta especialmente confortable para nuestros peludos.

Los bozales Baskerville Ultra Muzzle son ergonómicos y llevan un acolchado de suave neopreno a los lados y en la zona de la barbilla. También resulta muy seguro, y a tu perro no le será nada fácil quitárselo, ya que cuenta con tres anclajes: uno lateral, consistente en una correa con hebilla; uno inferior, que se engancha al collar; y una correa de seguridad con mosquetón, opcional, que se coloca en la zona superior, y que te vendrá muy bien si tienes un perro con hocico corto, tipo boxer o bulldog.

How to Fit The Baskerville ULTRA Muzzle

 

Estos bozales se ofrecen en una gran variedad de tamaños, por lo que son adecuados para, prácticamente, cualquier raza de perro.

  • Talla 1 (XS): con una longitud de 6 cm y una circunferencia de morro de 22 cm, está recomendado para razas como jack russell terrier, yorkshire terrier, caniche enano, bichón frisé, téckel, o maltés, por ejemplo.
  • Talla 2 (S): con una longitud de 7,5 cm y una circunferencia de morro de 26,6 cm, está recomendado para razas como beagle, cocker spaniel, cairn terrier, cavalier king charles spaniel, fox terrier o schnauzer miniatura, por ejemplo.
  • Talla 3 (M): con una longitud de 8 cm y una circunferencia de morro de 28 cm, está recomendado para razas como bullterrier, pastor australiano, collie, border collie, shnauzer o braco, por ejemplo.
  • Talla 4 (L): con una longitud de 9 cm y una circunferencia de morro de 31,5 cm, está recomendado para razas como dálmata, pointer, pitbull terrier, kerry blue terrier, o springer spaniel, por ejemplo.
  • Talla 5 (XL): con una longitud de 12 cm y una circunferencia de morro de 35 cm, está recomendado para razas como pastor alemán, labrador, retriever, airdale terrier, basset, boxer, chow chow, dóberman, o weimeraner, por ejemplo.
  • Talla 6 (XXL): con una longitud de 13 cm y una circunferencia de morro de 41 cm, está recomendado para razas como schnauzer gigante, rottweiler, gran danés, san bernardo, terranova, lobero irlandés, o mastín, por ejemplo.

El precio del bozal Baskerville Ultra Muzzle oscila entre los 15€ y los 35€, dependiendo de la talla que necesitemos –aunque en Amazon, eso sí, los suelen vender con algo de descuento–. Por supuesto, hay que tener en cuenta que las razas que se mencionan en cada talla son orientativas: incluso aunque tu perro pertenezca a una de ellas, la forma y tamaño de su morro puede diferir del de otros perros de su misma raza, por lo que lo más recomendable es tomarle la medida antes de comprar un bozal, para adquirir el que mejor se ajuste a su morro.

Debemos tener muy presente que el bozal debe ser lo suficientemente amplio como para que el perro pueda abrir la boca y jadear sin problemas, y que debería haber un espacio de, aproximadamente, 1 cm desde su nariz.

Lo bueno de los bozales Baskerville es que son muy adaptables. En caso de que el modelo elegido no se ajuste perfectamente al morro de tu perro, puedes meterlo en agua caliente (a unos 70 u 80ºC) durante 4 o 5 minutos. Mientras el bozal está todavía caliente, podremos remodelarlo con nuestras manos, hasta conseguir que su forma se ajuste a la perfección a nuestro perro. Una vez tengamos la forma más adecuada, no tendremos más que meter el bozal en agua fría durante unos minutos, para fijarla.

Bajo estas líneas puedes ver las ofertas actualmente disponibles para comprar el bozal Baskerville Ultra Muzzle en sus distintas tallas –desde la más pequeña hasta la más grande–.

DESCUENTO: -7,89 EUR Baskerville Ultra MBU01 Bozal
DESCUENTO: -9,58 EUR Baskerville Ultra MBU02 Bozal
DESCUENTO: -10,42 EUR Baskerville Ultra MBU03 Bozal
DESCUENTO: -13,41 EUR Baskerville Ultra MBU04 Bozal
DESCUENTO: -11,52 EUR Baskerville Ultra MBU05 Bozal
DESCUENTO: -16,17 EUR Baskerville Ultra MBU06 Bozal

Bozal Baskerville Clásico: ideal para evitar que los perros engullan comida del suelo

Bozal Baskerville Clásico

En este caso, estamos ante un bozal Baskerville con un diseño de cesta clásico y fabricado con malla de plástico ligero y lavable. Resulta especialmente adecuado para perros con hocicos alargados y estrechos. Al igual que la versión Ultra Muzzle, es lo suficientemente amplio como para que el perro pueda jadear sin problema, y también permite que beba y que podamos darle premios.

El Baskerville clásico va a venirte muy bien si tienes un perro tipo “aspiradora”, y buscas un bozal que evite que se coma cualquier cosa que encuentra por el suelo, ya que viene con una ranura en la que podemos introducir una rejilla de plástico extra, con agujeros más pequeños, para así impedir que el perro coma.

How to Fit The Baskerville Classic Muzzle

 

El bozal Baskerville clásico está disponible en los siguientes tamaños:

  • Talla 3: con una longitud de 5,5 cm y una circunferencia de morro de 21 cm, está recomendado para razas como bichón frisé o el téckel, por ejemplo.
  • Talla 4: con una longitud de 6 cm y una circunferencia de morro de 23 cm, está recomendado para razas como border terrier, caniche mini, schnauzer mini, o westie, por ejemplo.
  • Talla 5: con una longitud de 6,5 cm y una circunferencia de morro de 25,5 cm, está recomendado para razas como bedlington terrier o corgi, por ejemplo.
  • Talla 6: con una longitud de 8,5 cm y una circunferencia de morro de 29 cm, está recomendado para razas como beagle, border collie, cocker spaniel, caniche o schnauzer, por ejemplo.
  • Talla 7: con una longitud de 9 cm y una circunferencia de morro de 33 cm, está recomendado para razas como dálmata, pointer, o springel spaniel inglés, por ejemplo.
  • Talla 8: con una longitud de 10 cm y una circunferencia de morro de 34 cm, está recomendado para razas como golden retriever, husky, labador, malamute, ridgeback o setter, por ejemplo.
  • Talla 9: con una longitud de 11 cm y una circunferencia de morro de 35,5 cm, está recomendado para razas como basset hound, perro de montaña bernés, o braco de weimar, por ejemplo.
  • Talla 10: con una longitud de 11 cm y una circunferencia de morro de 38 cm, está recomendado para razas como akita, schnauzer gigante, gran danés, lobero irlandés o terranova, por ejemplo.
  • Talla 12: con una longitud de 6 cm y una circunferencia de morro de 35,5 cm, está recomendado para razas como boxer, pitbull o staffie, por ejemplo.
  • Talla 13: con una longitud de 4,5 cm y una circunferencia de morro de 38 cm, está recomendado para razas como el mastín, por ejemplo.

Debemos tener en cuenta que las razas que se mencionan en cada talla son orientativas, y que incluso aunque tu perro pertenece a una de ellas, la forma y tamaño de su morro puede diferir del de otros perros de su misma raza. En todo caso, lo más recomendable es tomarle la medida antes de comprar un bozal, para adquirir el que mejor se ajuste a su morro, teniendo en cuenta que debería ser lo suficientemente amplio como para que el perro pueda abrir la boca y jadear sin problemas, y que debería quedar un espacio de, aproximadamente, 1 cm desde su nariz.

El precio del bozal Baskerville clásico difiere según la talla que compres, aunque su PVP ronda los 20€. En Amazon, no obstante, lo suelen vender con descuento. Puedes ver todas las tallas y ofertas disponibles actualmente haciendo clic en este enlace.

 

Cómo acostumbrar a tu perro a llevar bozal: algunos consejos

Una vez hayas elegido el bozal más adecuado para tu perro, toca ponérselo, pero eso puede no ser tarea fácil, especialmente si tu peludo nunca lo había llevado hasta ahora. Si le pones a tu perro un bozal de buenas a primeras, lo más probable es que lo rechace e intente quitárselo por todos los medios. Es totalmente normal: al fin y al cabo, estás intentando ponerle un objeto extraño en la cara, que sin duda le resulta incómodo.

Lo principal para acostumbrar a tu perro a llevar un bozal puesto tranquilamente es que tengas paciencia, mucha paciencia, y que no pretendas ponérselo por primera vez y, acto seguido, sacarlo a pasear.

Lo mejor que puedes hacer es ir muy poco a poco. Ten a mano una buena provisión de chuches que le gusten a tu perrete, y tómatelo con calma. El primer día, simplemente, saca el bozal, déjalo en el suelo y deja que tu perro se acerque a él por iniciativa propia: seguro que lo hará, porque nuestros peludos no pueden resistirse a ir a olisquear cualquier cosa nueva que encuentren. Una vez se acerque a él, dale un premio; de este modo, desde un principio, el perro asociará el bozal con algo positivo.

Cuando veas que tu perro ya se acerca al bozal confiadamente, esperando un premio, ve un paso más allá, y coloca la chuche dentro del bozal, para que tenga que meter el hocico para cogerlo y, cuando ya lo haga con toda confianza, empieza a atárselo, al principio flojito y por espacios muy, muy cortos, premiándolo nada más que se lo quites.

Gradualmente, puedes ir aumentando el tiempo que lo tiene puesto, e ir ajustando bien el bozal, siempre felicitándolo efusivamente y dándole premios. Cuando te des cuenta de que tu perro ya no ve el bozal como algo desagradable, entonces podrás empezar a sacarlo con él puesto a la calle. De nuevo, es importante que lo hagas gradualmente, empezando con períodos muy cortos y siempre premiando y felicitando a tu amigo peludo, hasta que llegue el momento en que asocie el bozal con cosas positivas: cuando se lo pones le premias y felicitas, y además vais a pasear juntos y lo pasáis estupendamente.

Recuerda que nunca debes forzar la situación ni ponerle a tu perro el bozal a la fuerza: con estas cosas, lo mejor es ir sin prisas para conseguir los mejores resultados.

¿Te ha resultado útil este post? ¡Cuéntanos qué te ha parecido valorándolo con el siguiente marcador de estrellas! Así nos ayudarás a mantener la calidad de nuestro contenido 🙂 

Bozales para perros: ¿cuáles son mejores? Tipos, normativa y recomendaciones
13 votos - Media: 5

También nos harías un gran favor compartiendo el post en tus redes sociales. ¡Muchas gracias!

Facebook
Twitter
Google+
WhatsApp

Sobre la autora:

Marta Rodríguez
Marta Rodríguez
Amante de los animales, especialmente de los que conviven conmigo: mi perro Rufus y mi gato Ronno. Me gusta darles lo mejor, y quiero ayudarte a que escojas los accesorios más adecuados para tus mascotas.

¿Quieres dejar un comentario en este post? ¡Perfecto! Antes de nada, te informamos de cómo trataremos tus datos.

  • Responsable del tratamiento de los datos que proporciones: Francisco Jesús Rodríguez Quiñones (MascotaPro).
  • Finalidad: gestionar tus comentarios.
  • Legitimación: tu consentimiento.
  • Destinatarios: los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Siteground (proveedor de hosting de MascotaPro) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Siteground.
  • Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.
  • Para más información sobre protección de datos, consulta nuestra política de privacidad.

Los precios de Amazon que se muestran en esta página han sido actualizados a 2018-11-20 at 13:14. Aunque actualizamos nuestra página cada día, los productos cambian de coste constantemente en Amazon, por lo que su disponibilidad y precios pueden ser distintos a los aquí publicados.

Deja un comentario